Viaje fotográfico a Senegal II

Viaje fotográfico por Senegal en Agosto de 2016

Viaje fotográfico etnográfico a la Casamance en Senegal para vivir la ceremonia de iniciación de los Diola.

Un viaje especialmente diseñado para conocer las tradiciones y los rituales animistas de iniciación de la etnia Diola.

Con los criterios del turismo responsable, y promoviendo una mirada fotográfica basada en el respeto a las personas y al medioambiente, organizamos este viaje en colaboración con Ethnic y Mint57 con el objetivo de acercar a los viajeros amantes de la fotografía a una experiencia única donde descubrimos los rituales de iniciación y las tradiciones animistas que la etnia Diola se esfuerza en conservar, en la región senegalesa de la Casamance.

Fue un viaje especialmente diseñado para descubrir las fiestas de iniciación de la etnia Diola que ese año se celebraron en el pueblo de Mlomp. Y descubrir sus tradiciones animistas en el marco de un paisaje de inigualable belleza natural, donde palmeras y arrozales se mezclan entre la vegetación tropical de esta región de ambiente fresco y de colores intensos.

El Garrur, el ritual de iniciación Diola.

La fiesta tradicional de iniciación, o garrur en lengua diola, es la manifestación más importante de esta etnia del África subsahariana. Representa el paso de la infancia a la edad adulta, y al mismo tiempo garantiza la transmisión de la sabiduría de los más ancianos a los jóvenes (canciones tradicionales, medicina tradicional y sobre todo secretos pasados de generación a generación de padres a hijos). La fiesta en sí, tiene un ciclo de 30 años y cada año se celebra en un pueblo diferente. Con lo que cada pueblo tarda 30 años en volver a celebrar el garrur. La celebración tiene una duración anual y el pueblo que organiza la fiesta recibe familia y gente de todos los pueblos de la región, del resto de Senegal e incluso de amigos y familiares que viven en el extranjero, puesto que la iniciación es un paso obligado para cualquier Diola.

Los jóvenes y niños no iniciados tienen que superar diferentes pruebas de fuerza, resistencia, camaradería, valor, habilidad… hasta completar un «entrenamiento» que les garantiza unos lazos de hermandad entre ellos y una formación para toda la vida. Las tradiciones  Diola son celosamente conservadas por la comunidad y respetadas en todo el país, por su antigüedad y autenticidad.

Los jóvenes no iniciados, llamados amantia,  no pueden vestir pantalones durante el año de la iniciación, y tienen que vestir un pañuelo atado, llamado furobo. También se les hacen unas marcas en la nuca, llamadas  kiriko , que conservarán hasta la entrada al bosque sagrado durante el proceso final de la iniciación. Los amantia bailan al ritmo de los situmba, los tambores sagrados, y visten  unos sonajeros llamados ewank  que emiten un sonido muy característico. Mientras las mujeres los acompañan en las danzas picando unas piezas de hierro tradicionales.

El proceso final de la iniciación es la entrada al bosque sagrado donde los jóvenes deberán estar 3 semanas. Antes de la entrada al bosque sagrado los amantia son afeitados totalmente por todo el cuerpo y se les entregan unos amuletos que les protegerán durante su estancia al bosque. Mientras, los hombres iniciados toman unos preparados místicos, que solo ellos conocen, y hacen demostraciones de valor para demostrar la eficacia de los brebajes y su compromiso con la tradición animista Diola. Algunas de estas demostraciones pueden ser impactantes, ya que los iniciados se cortan con cuchillos para enseñar que no sangran y no padecen dolor.

Si deseas más información sobre la isla o como viajar a ella puedes acceder a la web de la agencia de viajes.